Comer

En nuestro afán por reflejar lo que el suelo nos entrega, hemos traído los mejores productos proveniente desde un rincón del planeta más bien insólito, el que consideramos invaluable. Nuestros menús de degustación recogen y combinan el mejor producto endémico del territorio chileno, en permanente evolución a lo largo del año. Gran parte de la comida es cortada de suelos no intervenidos, por comunidades recolectoras y pequeños productores a lo largo de Chile, razón por la cual los platos pueden variar incluso durante cada servicio.

AGUA
El agua servida en Boragó, proviene de la lluvia de la Patagonia, con un alto grado de pureza.

LECHE
La leche utilizada, sobre todo en los helados, es ordeñada por nosotros y proviene de crianza natural.

VINOS
No contamos con una carta de vinos. A cambio buscamos sumar el esfuerzo de proyectos familiares llenos de pasión. Contamos con un pool de vinos. Estos representan condiciones muy específicas en el territorio chileno, ocasionalmente con resultados asombrosos.

VEGETALES
A 30 minutos de Boragó, hacemos crecer los vegetales a nuestra manera, con un máximo de aprovechamiento y siempre de la forma más natural.

RECOLECCIÓN
Entendemos el restaurante como un soporte; un día podremos cortar un fruto silvestre que crece tres semanas al año a 3.500 metros de altura y al siguiente, setas únicas de un bosque.

MAR
Trabajamos sin intermediarios, sino directamente con pescadores.

RECOLECTORES Y PEQUEÑOS PRODUCTORES
Son más de 200 a lo largo del país. Tienen el mismo protagonismo que el resto del equipo. Lamentablemente no son visibles en nuestro comedor, pero sin ellos no podríamos dar ni siquiera el 10% de la comida que ofrecemos.